domingo, 18 de enero de 2015

El reto

Leer cambia. 
Hace ya años que me di cuenta de ello y para muchos no será ninguna novedad. La lectura es capaz de transportarnos a otras épocas a través de personajes variopintos, nos lleva a otros países y culturas, proporciona descripciones tan minuciosas que nos hacen ser parte del argumento como si estuviéramos allí, diálogos que enganchan irremediablemente, sencillas narraciones de hechos que hacen que nuestra mente se adentre en lo más complejo de nuestro entendimiento, ensayos con los que no hacemos más que aprender, artículos que demuestran que en el mundo todavía hay gente que piensa y se dedica a ello...

Este blog nace con un reto: leer 24 libros en 12 meses, es decir, dos libros cada mes de este año que acaba de empezar. ¿Por qué? Porque me gusta leer, tanto que quiero hacer de la lectura mi profesión. Porque en mi tiempo libre no leo tanto como me gustaría y plantearme un reto me motiva lo suficiente como para hacerlo. Porque me he dado cuenta de que en esta vida lo mejor que podemos hacer es invertir en las personas que tenemos alrededor y en nosotros mismos. Y qué mejor manera de invertir en uno mismo que leer, disfrutar de aquellos libros que te enseñan, que son lecciones que puedes aprender a través de la experiencia de vida de otras personas, libros que hacen volar tu imaginación, que te permiten adentrarte en sociedades y culturas que de otra forma puede que nunca llegues a conocer, libros que te hacen soñar con los ojos abiertos, que te motivan a desarrollar tu máximo potencial, que te ayudan a emplear tu tiempo en las actividades que realmente valen la pena y te harán crecer.

Hace tiempo escuchaba a un conferenciante aconsejar a las personas a leer, no todo el día, pero sí un rato cada día, día tras día. Y lo comparto. Porque tengas el día que tengas, un rato de lectura te hará desconectar. Y serás testigo del cambio que se producirá en tu forma de pensar, de ver la vida y de tratar a los demás. Te darás cuenta de que las conversaciones con los demás tienen más calidad, que te desenvuelves con más soltura y que todo eso te abre las puertas a un nuevo mundo. 
Irremediablemente, leer te cambia.